Página del Consejo General de la Arquitectura Técnica de España

 

           

 



 
 

 

BÉLGICA

(apartado realizado sobre la base del estudio Las Profesiones del Sector de la Construcción en Europa, elaborado por encargo del Consejo General por el Centro de Documentación Joseph Renart, del Colegio de Barcelona)

1. Formación Académica

1.1 Generalidades sobre el Sistema Educativo
Bélgica esta dividida en tres regiones: Flandes, Valonia y Bruselas-capital, que tienen cada una su propio sistema educativo. La enseñanza se imparte, según los casos, en francés o en neerlandés.

La enseñanza superior se subdivide en dos: la enseñanza superior universitaria, que incluye en particular los estudios de ingeniería civil ligados a la Construcción, y la enseñanza superior no universitaria, que cubre los demás títulos relacionados con dicho sector.

1.2. Estudios que interesan el Sector de la Construcción

1.2.1. Estudios superiores de tres o mas años.

Se pueden distinguir cuatro titulaciones de ciclo largo:

  • Arquitecto,

  • Ingeniero Civil Arquitecto,

  • Ingeniero Civil de la Construcción, e

  • Ingeniero Industrial de la Construcción.

y algunas formaciones menos difundidas y de duración más reducida, que confieren el título de Graduado:

  • Graduado en Diseño en Arquitectura.

  • Graduado en Diseño de Construcción.

Los títulos de Arquitecto e Ingeniero Civil Arquitecto son dos vías alternativas de acceso para el ejercicio de la profesión de Arquitecto.

Los estudios largos tienen una duración de 4 o 5 años y se dividen en dos ciclos. El primer ciclo, de dos años, permite acceder al título de Candidato en la carrera considerada, pero no da acceso a una profesión determinada. Los estudios de Graduado tienen, desde 1990, una duración uniforme de 3 años.

1.2.2 Otros estudios superiores relacionados con el sector.

 Existe también un título de importancia menor:

  • Graduado de Promoción Social en Oficinas de Arquitectura y Oficinas Técnicas.

Esta graduación, clasificada dentro de la enseñanza técnica, se imparte en dos años en régimen nocturno.

 2. Profesiones

 2.1.  El acceso a las profesiones.

2.1.1  Profesiones reguladas según la Directiva 89/48 de la Comunidad Europea.

En Bélgica, la mayoría de las profesiones del sector de la Construcción son reguladas en el sentido de la directiva comunitaria. A continuación se detallan las profesiones reguladas, según los requisitos necesarios para poder ejercerlas:

A. Posesión de un titulo académico o de un diploma de Estado
Para poder ejercer las profesiones de Ingeniero Civil e Ingeniero Industrial se necesita simplemente el título académico correspondiente.

B. Posesión de un título académico y pertenencia a un organismo profesional o inscripción en un registro oficial.
Para poder ejercer legalmente su profesión, el Arquitecto (o el Ingeniero Civil Arquitecto) debe estar inscrito en la Orden de Arquitectos, después de haber cumplido un período de práctica profesional de dos años, controlado por el Colegio de Arquitectos.

El título profesional de Geómetra Experto Inmobiliario, antiguamente accesible a los licenciados e Ingenieros que conseguían superar el examen oficial correspondiente ante un jurado de Estado, esta reservado hoy en día a los Ingenieros Industriales en Construcción (opción Geómetra), previa inscripción en el Colegio de Geómetras expertos.

 2.1.2. Profesiones no reguladas

El acceso a las demás profesiones es libre, pero esto se limita, en la práctica, a las tareas auxiliares del Arquitecto y del Ingeniero. Cualquier persona puede ejercerlas (a condición de no utilizar un título que no posea, puesto que el uso de los títulos académicos esta protegido por ley).

 2.2. Normas legales que fijan la intervención de los diferentes profesionales en el proceso constructivo.

En Bélgica, la intervención del Arquitecto está fijada por ley: cualquier persona que desea edificar tiene la obligación de contratar los servicios de un Arquitecto para la redacción del proyecto y la supervisión de la obra.

La intervención del Arquitecto también es obligatoria en el caso de una modificación total o parcial del edificio, cualquiera que sea el tipo y el tamaño de la obra, lo que delimita un campo de intervención del Arquitecto muy amplio. Las demás profesiones no tienen fijada legalmente su intervención en el proceso de la edificación.

3. Funciones de las diferentes profesiones en el proceso constructivo

Según los reglamentos en vigor, se supone en principio que el Arquitecto está encargado de una misión completa de apoyo y asesoramiento al cliente, que incluye en particular el proyecto arquitectónico y técnico, la supervisión y recepción final de la obra. En general, para las casas individuales y las obras de tamaño reducido, el Arquitecto asume personalmente el conjunto de las misiones señaladas.

Cuando se trata de realizaciones más importantes, el Arquitecto responsable dispone en general de una oficina más completa que incluye a veces a unos Arquitectos especializados en la dirección de obras y a unos Ingenieros especializados en estructuras e instalaciones.

En el seno de un despacho de arquitectura no existe en general una especialización de perfiles profesionales tan acentuada como en ciertos países de la Comunidad. En particular, muchas veces es un Arquitecto, llamado Arquitecto de Operación, el que cumple personalmente las funciones de dirección de obras y de control de costes.

No obstante, el Arquitecto, sobre todo en los despachos importantes, puede estar asistido por un Economista, si el volumen de operaciones financieras lo requiere, o por un Graduado en Diseño de Arquitectura, que actúa como auxiliar técnico del Arquitecto en materia de dibujo técnico, vigilancia de obras y control de costes.

En una oficina de estudios o en una oficina técnica de un gabinete importante de arquitectura, la figura central es el Ingeniero Civil en Construcción que tiene una formación teórica y conceptual, y que se rodea muchas veces de Ingenieros Industriales y de graduados en construcción más especializados en técnicas aplicadas (estructuras, hormigón, calefacción, suelos, etc.) así como de dibujantes especializados. Hay que señalar que el Ingeniero Civil es el único habilitado para firmar los planos en las obras de infraestructuras encargadas por el sector público.

En la empresa constructora, el responsable de la ejecución es muchas veces un Ingeniero Industrial en Construcción, de formación muy técnica. Para las obras de tamaño más reducido, la dirección de obras puede ser encargada a un Graduado en Construcción de menor nivel educativo, pero con mucha experiencia práctica. El Graduado puede también intervenir en la planificación y programación técnica de la obra, así como en el control de costes.

Conviene señalar, finalmente, que una parte significativa de los Geómetras Expertos Inmobiliarios ejercen funciones en el proceso de edificación (control, costes y gestión de obra).

4. Consideraciones en relación a la situación española

Bélgica se caracteriza por una fuerte protección del papel del Arquitecto en el proceso constructivo. Este es el único habilitado para proyectar y supervisar las obras de edificación, y continua asumiendo funciones múltiples, como por ejemplo el control de costes y la gestión económica del proyecto, que, en otros países comunitarios, están asumidas por profesionales especializados.

En la gran mayoría de los casos, el Arquitecto sigue actuando como profesional independiente. La tendencia que se detecta en otros países hacia la asalarización del Arquitecto en el seno de grandes empresas constructoras o inmobiliarias no aparece más que de forma incipiente.

En el caso de Bélgica, el acceso a las profesiones de la construcción no plantea dificultades especiales, puesto que sólo la profesión de Arquitecto presenta requisitos de acceso particulares.

Desde un punto de vista legal, un Arquitecto Técnico español podría ocupar todas las funciones que no están estrictamente reservadas a los Arquitectos.

La tendencia a aumentar el tiempo de formación y el gran número de Arquitectos diplomados hace que, en Bélgica, los requisitos académicos para ocupar una misma función sean en general superiores a los que se constatan en el sector de la Construcción en España. La mayoría de las profesiones están asumidas por unos titulados de nivel igual o superior a B+4. En cambio, los títulos de nivel B+3 son poco difundidos y ocupan en general unas funciones de escaso nivel de responsabilidad, con pocas similitudes con las del Arquitecto Técnico.