La Memoria que, un ejercicio más, tengo el honor de presentar recoge las actividades que el Consejo General de la Arquitectura Técnica de España (CGATE) ha llevado a cabo a lo largo del año 2015, un año donde la edificación ha continuado padeciendo las consecuencias de la recesión económica, si bien se ha atisbado una ligera mejoría con respecto a los periodos más duros de la crisis que atraviesa el sector.   

En el ámbito institucional, siguiendo con el “Plan de Acción del CGATE 2013-2015”, éste ha sido un año marcado por el comienzo de los trabajos destinados a actualizar la normativa interna del Consejo General, iniciándose el proceso de modificación de los Estatutos Generales y del Reglamento de Régimen Interior. Esta labor resulta de especial trascendencia en tanto que los Estatutos vigentes incorporan preceptos que han quedado obsoletos o derogados tras las novedades legislativas acontecidas en los últimos años.

Se ha potenciado la estructura interna del Consejo General mediante el fortalecimiento de su Gabinete Técnico, se ha mejorado y actualizado la Ventanilla Única de la organización colegial y se ha puesto a disposición de los Colegios el Repositorio Documental del Consejo, en el que se incluye documentación, tanto jurídica como técnica, de interés para la gestión colegial ordinaria.

Durante este ejercicio el CGATE ha puesto especial énfasis en el impulso de su presencia internacional, especialmente en el marco comunitario, fomentando la suscripción de convenios con entidades y asociaciones profesional extranjeras, como la Association of EuropeanBuildingSurveyors and ConstructionExperts(AEEBC). También se han realizado diversas gestiones dirigidas a fortalecer las relaciones con asociaciones profesionales internacionales, al objeto de facilitar la movilidad profesional fuera de nuestras fronteras. Buen ejemplo de ello son las negociaciones que se están manteniendo con el Royal Institution of CharteredSurveyors(RICS), que confiamos culminen con la suscripción de un convenio de colaboración.

En el ámbito legislativo, destaca la promulgación del Real Decreto 43/2015, de 2 de febrero, por el que se modifica la ordenación de las enseñanzas universitarias oficiales y la regulación de las enseñanzas oficiales de doctorado. A través de esta norma se permite a las Universidades establecer Grados de entre 180 a 240 créditos, salvo cuando se trate de títulos que habiliten para el ejercicio de actividades profesionales reguladas, como la nuestra, donde será el Gobierno el que establecerá el número de créditos correspondiente. También merece especial mención la resolución, de 14 de septiembre de 2015 (publicada en el BOE de 2 de octubre), por la que se publica el Acuerdo del Consejo de Ministros que determina el nivel de correspondencia al nivel 2 (Grado) del Marco Español de Cualificaciones para la Educación Superior del título universitario oficial de Arquitecto Técnico. Esta resoluciónv tiene a favorecer la movilidad de los Arquitectos Técnicos en el ámbito internacional, correspondiendo el nivel 2 de MECES con el nivel 6 del Marco Europeo de Cualificaciones (EQF en sus siglas en inglés). El CGATE ha participado en la tramitación de ambas normas presentando las alegaciones oportunas y trabajando con ANECA para justificar la correspondencia del Título de Arquitecto Técnico al nivel de Grado.

Cabe también reseñar, dentro de las novedades legislativas acontecidas en este periodo, la promulgación del Real Decreto Legislativo 7/2015, de 30 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Suelo y Rehabilitación Urbana, la Ley 20/2015, de 14 de julio, de Ordenación, Supervisión y Solvencia de las Entidades Aseguradoras y Reaseguradoras, y la Ley 23/2015, de 21 de julio, Ordenadora del Sistema de Inspección de Trabajo y Seguridad Social.

En el ámbito comunitario, el Consejo General viene realizando el correspondiente seguimiento, análisis y elaboración de informes sobre el proceso de evaluación de las profesiones reguladas, dimanante de la Directiva 2005/36 de reconocimiento de cualificaciones profesionales y de la Comunicación de 2 de octubre de 2013 de la CE sobre profesiones reguladas. En este sentido, se ha colaborado con los Ministerios de Educación, Fomento y Economía en la cumplimentación del cuestionario de transparencia de la citada Directiva (en cuanto a la profesión de Arquitecto Técnico) que el Estado español ha de presentar a la Comisión Europea.

Por lo que respecta a los conflictos de atribuciones profesionales que se vienen suscitando en los últimos años, se ha podido apreciar a lo largo de este ejercicio que a la tradicional necesidad de justificar la habilitación profesional de los Arquitectos Técnicos para el ejercicio de ciertas actividades profesionales se ha unido, con creciente intensidad, la demanda de informes que demuestren la ausencia de esa misma habilitación legal en el caso de las distintas ingenierías. Ello ha supuesto la necesidad de rebatir las tesis defendidas por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia que, en contra de la jurisprudencia del Tribunal Supremo y desde un planteamiento meramente economicista, considera competentes a los Ingenieros e Ingenieros Técnicos para suscribir, entre otros, informes de evaluación de edificios de carácter residencial o llevar a cabo inspecciones técnicas en edificios de esa misma naturaleza.

Debo insistir en que cada vez se percibe con mayor intensidad la desregulación del ejercicio profesional que se preconiza desde la Unión Europea y desde las instituciones que velan por la libre competencia. Las dificultades a las que se enfrenta nuestro colectivo deben ser combatidas mediante la ampliación y certificación de nuestras competencias, permitiéndonos competir con el resto de profesionales del sector en iguales o mejores condiciones. En este sentido, resultan de especial interés profesional materias tales como la gestión integral del proceso constructivo, el manejo de los nuevos sistemas de gestión de dicho proceso, el uso del BIM, la eficiencia energética o la gestión de residuos. El Consejo General, desarrollando iniciativas propias o apoyando iniciativas de nuestros Colegios, dedica sus esfuerzos a facilitar al colectivo su adaptación al nuevo sistema que parece se impondrá en el futuro, ello sin dejar de defender el mantenimiento de aquellas características de nuestro actual modelo que favorecen los intereses de los profesionales de la Arquitectura Técnica.

Concluyo agradeciendo muy sinceramente la aportación de todos los Colegios y del personal del Consejo al objetivo de mantener la cohesión de nuestras instituciones en la tarea de defender y modernizar la Arquitectura Técnica.

José Antonio Otero Cerezo
Presidente